una gota más

13Jun13

Jacqueline Jaramillo Zúñiga | 6to. semestre

No sé si algún día se han encontrado en la horrorosa situación de quedarse sin agua, pero si así ha sido podrán entenderme. Por lo regular en la zona en la que vivo no se presenta escasez de agua pero cuando esto llega a pasar sólo hay una sospechosa, la bomba; no puedo describirles tan detalladamente las características físicas de ésta como ustedes quisieran, pero lo que sí puedo mencionarles son las causas: “¡hay problemas con la bomba!” ó “¡la bomba se quemó!” son las más frecuentes, hay ocasiones en las que sólo creemos que nos fastidian para hacernos sufrir, pero aún así la vida sigue y hay que ver cómo solucionaremos el asunto.

Ver cómo ni una sola gota sale del grifo nos preocupa tanto que salimos a ver qué pasa y nos llevamos la sorpresa de que hay que acarrear agua (previendo el hecho de vivir en un cuarto piso y no contar con elevador). Al estar en la fila que lleva directo a la “fuente bendita” observo algunas caras conocidas, pero lo que nunca puede faltar es el inconformismo de las personas que sólo se paran frente a nosotros sin hacer nada, juzgando lo que estamos haciendo. Pero en fin, seguimos adelante. Algo en mí presiente que mis brazos quedarán un poco adoloridos el día siguiente por hacer tal ejercicio pero sé que la recompensa será mucho más satisfactoria que el inicio.

Total que uno sigue en la espera de lo que los expertos puedan solucionar hasta el día de mañana. Sin embargo me pongo a pensar en tantas cosas y el por qué comencé a relatarles esto y mi mente comienza a ir en tres direcciones. La primera: ¡TENEMOS QUE CUIDAR EL AGUA! Día con día en nuestras casas, escuelas, trabajos, etc. porque no sólo es esencial para realizar actividades domésticas sino su importancia como preservación de la vida.

La segunda gira en torno a nuestro futuro y al cómo solucionaremos todas esas cosas que llegasen a presentarse, aprendiendo desde ahora que nuestra labor no sólo depende de cómo lucirá el edificio por fuera sino de cómo llegaremos a solucionar una problemática que se presente con el elemento, siendo sabios al localizar cada factor que involucre el bienestar de los usuarios.
Y por último, y aprovechando la frase de “la tercera es la vencida” ha rondado sobre mi mente la idea de un cambio de taller.

No es que no esté satisfecha ni que haya tenido una pésima experiencia ni nada malo que puedan llegar a pensar sino que la idea gira alrededor de experimentar cosas nuevas; saber que estamos acostumbrados a algo y que cuando nos cambian la dinámica tendemos a salir un poco de la zona de confort (así como la escasez de agua). Pero al final las cosas pueden resultar mejor de lo que pensamos, …o al contrario, ser una decisión que nunca debimos de haber tomado. Pero siendo este el caso, siento que hay que intentar cosas nuevas, aunque el día de mañana despertemos adoloridos por el cambio, pero también con el buen sabor de boca de que dimos un paso hacia lo desconocido y nos atrevimos a saber la respuesta el día de mañana.

Esto sin dejar de lado que a lo mejor las lágrimas de nostalgia, las gotas de sudor al tener que tomar esta decisión, las gotas del grifo que espero llegarán nos lleven a decir: “no sé qué pase el día de mañana pero quiero hacer algo de lo cual me sienta orgullosa”; apreciando que los lugares en donde he estado han sido más que un escalón en mi profesión y que si decidiera quedarme sería para cruzar nuevas fronteras y experimentar lo que una gota más nos puede dar.

Anuncios


No Responses Yet to “una gota más”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: